29 de enero de 2011

Recuerda: BRUBAKER (1980)


Drama basado en la historia real de Tom Murtom, el director de prisiones que conmocionó el mundo político de Arkansas al destapar los escandalosos abusos y asesinatos que sucedieron en una prisión del estado. Haciéndose pasar por un prisionero recién llegado, Brubaker (Redford) descubre una corrupción endémica en la prisión estatal antes de revelar que es el nuevo director. Su cruzada personal para reformar el sistema le pone en una posición muy peligrosa, sobre todo cuando insiste en investigar una serie de asesinatos que se cometieron años atrás.

Brillante film que pretende reflejar la corrupción dentro de los estamentos penitenciarios. Para probar su teoría el propio Alcaide se convierte provisionalmente en un preso. El film de Rosenberg es una denuncia social en pro de los derechos humanos, una manera de aplicar la teoría de que no hay rehabilitación sin la atención necesaria. La cárcel tiene sus propias leyes, al margen de las establecidas y por supuesto el entorno que lo dirige también contiene sus propios métodos. Redford se convierte en una especie de justiciero que propone un trato digno y justo a cada recluso, al tiempo que intenta rehabilitar a sus propios guardias, que son los verdaderos delincuentes del relato. Intereses egoístas donde están involucrados incluso políticos, dejan bien a las claras que las instituciones penitenciarias lejos de lograr sus objetivos los agrava. Lúcido relato e imprescindible.

Es increíble pero nunca me podré olvidar de la fecha en la que ví esta película por primera vez. Era el 29 de enero de 1988, hoy hace 23 años. Lo recuerdo muy bien porque ese día mi familia y yo nos mudamos de casa y empezamos una nueva vida que nos cambió a todos ...

1 comentario:

madison dijo...

Gran película que he visto mas de una vez pero siempre me gusta