28 de septiembre de 2010

Recuerda: ARDE MISSISSIPPI (1988)


Basada en hechos reales. En 1964, en un pueblo de la América profunda donde el racismo está profundamente arraigado en la mente de la mayoría de los blancos, y donde el Ku Klux Klan todavía celebra sus actos y reuniones, tres activistas defensores de los derechos humanos desaparecen sin dejar rastro. Dos agentes del FBI, de caracteres muy diferentes, se harán cargo de la investigación.

Una película dura, que puede parecer caer en la demagogia, pero que explica las cosas como fueron. No cae en la lágrima fácil y a pesar de ser claramente partidista (aunque, ¿quién no lo va a ser en este caso?) está expresada con frialdad, pero no distancia.

Excelentes Willem Dafoe y Gene Hackman.