22 de abril de 2011

Recuerda: DÍAS SIN HUELLA (1945)


Don Birnam (Ray Milland) es un escritor fracasado a causa de su adicción al alcohol, adicción que lo ha destruido física y moralmente y lo ha convertido en un hombre desprovisto de voluntad. Es capaz de todo con tal de conseguir dinero para seguir bebiendo, llegando a robar a sus amigos e incluso a Helen St. James (Jane Wyman), una hermosa mujer que está enamorada de él e intenta regenerarlo. También intenta ayudarlo su hermano Wick (Phillip Terry), pero todos los esfuerzos parecen estériles. 

Este drama humano sobre un alcohólico, interpretado de forma desgarradora por Ray Milland, fue algo único en su época. Hasta entonces el papel del borracho no solía pasar del mero personaje cómico, objeto de risas fáciles. "Días sin huella" se trata del primer film de la historia en retratar de forma seria y realista el drama del alcoholismo. Rodada en escenarios naturales de Nueva York, incluido el J.P. Clarke's, el quinto film de Wilder como director tiene un valor y un sentido de la realidad absolutamente demoledores, más propios del cine europeo que del cine americano de la época. 

Una auténtica joya...